Atiende

Si no atiendes te llevarás un bofetón de realidad

A lo mejor te viene bien saberlo

Hazme caso

Hoy te cuento algo que deberías tener presente cuando celebres tu boda, bautizo o comunión

 

Esto vale para invitaciones, recuerdos, detalles…

 

Luego te cuento una anécdota que sirve para explicar mejor lo que quiero comentarte.

Lo mismo te interesa

Pero será luego, al final

 

Aquí el tema es saber si hablarán mal o bien de vuestra celebración

 

Y si han de hablar mal (que lo harán, puedes apostar tu vida en ello) que sea por envidia y no por pena.

Por cabreo.

Porque les joroba y les irrita que tengas buen gusto y no porque tus invitados caigan en la cuenta

de que te importan un pimiento:

Qué más da el regalo”

Cualquier cosilla les va bien”

Lo más baratito, algo mono que parezca caro…”

y blablablá

Ya te vale

Y lo mejor viene cuando les plantas el regalito en el plato.

¡¡Catapum!!

Es un momento sublime. Arte puro.

Ahí ya lo bordas.

Tus invitados lo ven.

Miran el regalito.

Titubean. Se cruzan las miradas.

Vuelven a mirar el regalito y piensan:

“Qué diablos hago yo con esto”

“Madre mía. Cosa tan fea. ¿Y ahora qué cara pongo?”

“¡No puede ser! ¡Otra vez no! Es el mismo de las últimas 9 celebraciones”

“¡Hostias, madre mía!… bueno, vale, me viene perfecto para el amigo invisible…”

 

Lo primero que te llevas es una hostia de realidad

 

Esto es lo que suele ocurrir, ya sabes

 

No regales cualquier cosa “porque toca”, “por dar algo”

 

Está feo.

Muy feo. 

Feísimo

 

Además, regales lo que regales, no le gustará a todo el mundo.

Ni falta que hace. Gustar a todo el mundo es de mal gusto

 

Pero yo venía a decirte que lo que estaría feo de verdad,

 

Muy muy feo

 

Realmente feo,

 

Imperdonablemente feo

 

Es que pudiendo distinguirte de todas las demás celebraciones que son auténticas fotocopias, no lo hicieras

 

Y que no hicieras lo posible para que tus invitados esbocen una sonrisa cuando abran sus regalos

 

Y ya sería el colmo del feísmo, imperdonablemente feo, que no ofrecieras a tus invitados la posibilidad

de disfrutar de la originalidad de tus obsequios.

 

Los que dejan huella.

 

Sí, esos que están ahí arriba

 

Los culpables de que varios de los invitados quieran sacarte los ojos, clavarte las uñas y tirarte de los pelos

y si, además sus ojos están inyectados en sangre y escupen fuego, ¡celébralo!…

… significa que has triunfado

 

Pues eso, haz que te “envidien” por tu buen gusto o que te feliciten... que es lo mismo

 

De esto va todo esto

 

Un placer. 

 

 

Ernest

parainvitados.com

 

P.D. Ah!, se me olvidaba. Sé que te he dicho que te contaría una anécdota al final.

No podrá ser. Te pido disculpas, pero tendremos que dejarlo para una mejor ocasión.

Ahora céntrate en comprar estas maravillas de ahí arriba